domingo, 20 de septiembre de 2009

No más caña de azúcar en el Amazonas


Brasil anunció un plan que prohíbe plantar caña de azúcar e instalar plantas de etanol en zonas amenazadas del Amazonas.

El gobierno de Brasil anunció un plan para prohibir las plantaciones de azúcar y la instalación de plantas de etanol en zonas ambientales delicadas como la selva tropical amazónica.

La medida fue introducida ante la preocupación que existe de que la creciente industria de los biocombustibles aumente los niveles de deforestación y contaminación.

El gobierno afirma que esta nueva propuesta garantizará que todo el etanol brasileño hecho de caña de azúcar sea ecológico, lo cual responde a las críticas tanto internas como de otros países.

Si la iniciativa logra la aprobación del Congreso, se limitará la extensión de cultivos de caña de azúcar al 7,5% del territorio brasileño, lo que equivale a 64 millones de hectáreas.

Desde hace años Brasil está a la vanguardia en la producción de etanol, una fuente de energía renovable. Sin embargo, en los últimos años, muchos han manifestado preocupación por sus potenciales consecuencias para el medio ambiente.

Los críticos han señalado que el aumento de las plantaciones de caña de azúcar para etanol ha hecho que los campesinos recurran a la región del Amazonas en busca de tierras, aumentando los niveles de deforestación.

También señalan que construir más plantas de etanol en las inmediaciones del Pantanal representa una amenaza para este vasto y hermoso ecosistema.

Credenciales verdes

El debate sobre este tema se ha tornado muy complicado y ha generado tensión incluso entre los ministros.

Muchos analistas han notado que en la agenda del gobierno el tema del medio ambiente se está haciendo más presente, a medida que se acercan las elecciones presidenciales que tendrán lugar el próximo año.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, no puede permanecer en el gobierno por un tercer mandato. Sin embargo, está interesado en que lo suceda su ministra, la candidata Dilma Rousseff.

Pero es muy probable que la ex ministra de Medio Ambiente, Marina Silva, que recientemente abandonó el Partido de los Trabajadores (PT) para sumarse a las filas del Partido Verde, se presente a la contienda electoral.

Ante esta posible amenaza, durante las últimas semanas el gobierno ha sacado a relucir, con renovado vigor, sus credenciales verdes.

BBC Mundo.com

1 comentario:

iagusp dijo...

Ojalá no sea parte de una mera campaña política. Todavía falta que el congreso lo apruebe, y, lo que es aún más importante, que reglamente y se haga cumplir. Mis deseos para que así sea, y Argentina tome su ejemplo.